/?page_id=21531&lang=ES

Product Development

IIC utiliza un nuevo modelo de desarrollo llamado: El Turbo. Este modelo constituye un flujo de trabajo dinámico que permite trabajar a varios departamentos en el mismo proyecto al mismo tiempo. Dando la información necesaria a cada departamento, se puede hacer la correcta elección sobre el desarrollo del producto, en cada una de las fases del proceso. Por ejemplo, trabajando logística y diseño en el mismo proyecto al mismo tiempo, ambos departamentos pueden utilizar la información para aplicarla sobre el producto. Esto significa que logística ya sabrá cuántas unidades cabrán en un pallet para su envío, mientras diseño sigue trabajando en la definición del color. Mientras tanto, el departamento de ingeniería se asegura de que las ideas son todavía técnicamente viables.

Cooperando con diseñadores externos, el desarrollo de producto de IIC no verá mermada su capacidad por un cuello de botella. Esto nos permite mantener funcionando nuestro turbo todo el tiempo y mantendrá a nuestros diseñadores centrados en proyectos específicos. Esto quiere decir que podemos poner a trabajar a nuestros diseñadores en productos donde puedan desplegar todo su potencial creativo. Esto no sólo mejora la calidad de nuestros productos, si no que tambíen aumenta la cantidad de referencias lanzadas cada año. Con más de 20 productos nuevos en 2009, IIC sube el listón y planea lanzar no menos de 30 nuevos productos en 2010.

Combinar el servicio al cliente con el control de calidad, permite a IIC mejorar sus productos siempre que es necesario. Las sugerencias de los clientes son estudiadas por el departamento de I+D e implementadas si se consideran favorables. Los productos ajustados, a veces, pueden incluso convertirse en nuevas patentes, lo que también da a IIC la ventaja en la constante lucha con las copias ilegales. Nuestro principal ejemplo lo tenemos en la bomba de vacío Cocerto. Añadiendo un “click” en la bomba, que alerta al usuario de que el vacío óptimo se ha alcanzado, no sólo mejoramos este producto, si no que pudimos prolongar la patente por 20 años más y permanecer por delante de la competencia. Para ser innovador, IIC también tiene que ser capaz de aprender y perfeccionarse.

IIC utiliza un nuevo modelo de desarrollo llamado: El Turbo. Este modelo constituye un flujo de trabajo dinámico que permite trabajar a varios departamentos en el mismo proyecto al mismo tiempo. Dando la información necesaria a cada departamento, se puede hacer la correcta elección sobre el desarrollo del producto, en cada una de las fases del proceso. Por ejemplo, trabajando logística y diseño en el mismo proyecto al mismo tiempo, ambos departamentos pueden utilizar la información para aplicarla sobre el producto. Esto significa que logística ya sabrá cuántas unidades cabrán en un pallet para su envío, mientras diseño sigue trabajando en la definición del color. Mientras tanto, el departamento de ingeniería se asegura de que las ideas son todavía técnicamente viables.